100 Años Ayrault: La Yerba Mate y el cooperativismo como política desarrollista

Biografias

La figura de César Napoleón Ayrault ocupa un lugar de relevancia en el escenario misionero y regional. Destacándose en la arena política, con fuerte incidencia en el campo económico y social, marcó un periodo con su forma de entender la realidad de la provincia. Se desempeñó en varios cargos y funciones (Diputado Nacional y Provincial, Interventor, Gobernador y Vice Gobernador). Fue un convencido del potencial humano y de los recursos misioneros y un adherente a la democracia como forma de gobierno, pensamientos que se pueden reconocer en los mensajes dirigidos al pueblo.

Sin lugar a dudas el periodo de 1960- 1962 alberga acciones fundamentales dirigidas al agro en general y a la producción yerbatera en particular. En sintonía con la propuesta nacional -encabezada por Arturo Frondizi- pone en marcha un ambicioso proyecto desde los márgenes de la argentina rural, con una “visión de progreso”, a pesar de “la suma de dificultades que pesan sobre la provincia y el país”.[1]

Consciente de que es deber del Estado promover el desarrollo económico -a partir de la modificación en la estructura de producción- emprende una serie de medidas destinadas a mejorar el nivel de vida de los pobladores, sin desconocer la situación antes mencionada. Con respecto al cooperativismo, en 1961 se crea la Dirección de Cooperativas de Misiones, dependiente del Ministerio de Economía y Obras Públicas, con arreglo a la Ley Nacional N° 11.388. El Decreto lleva el N° 1.266/61. El rol central de las cooperativas yerbateras en este periodo, consiste en canalizar la consignación de la yerba mate al Mercado Consignatario y el anticipo prendario que otorga el Banco de la Nación a los productores. En su mayoría nuclean a productores pequeños que no cuentan con mecanismos propios para el secado del cultivo y a los que les resulta más efectivo realizar sus ventas a través de las entidades cooperativas, ya sea al Mercado Consignatario o al denominado mercado libre.

No se desentiende de la crítica situación que atraviesa el sector yerbatero bajo su gobierno, pero emprende acciones conducentes a mejorar la realidad: “las mayores posibilidades en el futuro de la producción yerbatera estarán asentadas sobre la necesidad de incrementar el consumo nacional buscando nuevas aplicaciones industriales y principalmente (…) la puesta en marcha de la Comisión de Desarrollo Económico de Misiones”.[2]

Sin embargo, las políticas estatales del periodo se entienden a partir de un conjunto de acciones que deben funcionar en forma de engranaje y complemento. En este sentido, se concentran en lograr la mayor valoración de la producción a través de la industrialización, para lo cual resulta necesaria la mecanización, el buen uso del suelo, como así también las luchas contra las plagas, apostando además a una mejora genética.[3] Todo un símbolo del periodo en que le tocó gobernar la provincia, Ayrault representa un actor que supo interpretar la realidad misionera.

Por Dr. Lisandro Rodríguez, especial para MTH.

 


[1] Ayrault César Napoleón: Realidad de Misiones: Mensaje del señor gobernador Dr. César Napoleón Ayrault al inaugurar la Segunda Legislatura Misionera; mensaje a los Intervencionistas, Archivo General de Gobernación, Gobierno de la Provincia de Misiones, 1961

[2] Ayrault César Napoleón: Realidad de Misiones: Mensaje del señor gobernador Dr. César Napoleón Ayrault al inaugurar la Segunda Legislatura Misionera; mensaje a los Intervencionistas, Archivo General de Gobernación, Gobierno de la Provincia de Misiones, 1961

[3]Ayrault César Napoleón: Realidad de Misiones: Mensaje del señor gobernador Dr. César Napoleón Ayrault al inaugurar la Segunda Legislatura Misionera; mensaje a los Intervencionistas, Archivo General de Gobernación, Gobierno de la Provincia de Misiones, 1961