A cien años del nacimiento del doctor César Napoleón Ayrault

Biografias

César Napoleón Ayrault nació en Posadas el 28 de mayo de 1921. A los 22 años culminó sus estudios de Derecho en la Universidad Nacional de La Plata, donde fue uno de los fundadores del Centro de Estudiantes Misioneros. Casado con Ana Ofelia Ruíz, de cuya unión nacieron cuatro hijas, tuvo una destacada actuación como educador ocupando el cargo de Rector del Colegio Nacional Nº 2. Su gran pasión fue la política, en 1955 fue electo Diputado Provincial por la UCR y participó en forma activa en la elaboración de las primeras leyes provinciales. En 1956 adhirió a la UCRI; entre 1959 y enero de 1960 se desempeñó como Interventor Federal, designado por el Presidente Arturo Frondizi, y luego fue electo por la ciudadanía como el segundo Gobernador Constitucional: 1960-1962.

Ayrault formó parte de una pléyade de misioneros que aportaron a la construcción de nuestra novel provincia. Concibió la política no como un modo de ascenso social, sino como un instrumento para modificar, cambiar y transformar la dura realidad de Misiones.

Imbuido de su responsabilidad y aludiendo a la suma de dificultades y necesidades que pesaban sobre la provincia asumió su cargo afirmando “…nos hallamos preparados para afrontar – lo decimos sin jactancia – la tarea que nos aguarda… cada uno, en la órbita de su acción y hasta el límite de sus atribuciones, tiene una tarea que cumplir… El superior interés de la Provincia, que es también el superior interés de la comunidad estará en juego”.

Afirmó que sería una preocupación constante de su gobierno, la paz y seguridad social: “La paz por el trabajo; la paz por la tolerancia y la comprensión; la paz por la democracia”. En este mismo sentido afirmaba “Es menester recordar que el pueblo argentino, generoso y noble, está ahíto de los profetas del odio y quiere paz y trabajo, para laborar en tranquila convivencia la imprescriptible grandeza de la Nación”.

En su diagnóstico sobre la situación de la provincia, puntualizaba que Misiones podía ser calificada como una Región Subdesarrollada, debido a: su bajo nivel de ingreso por habitante; su estructura primaria de producción; sus grandes riquezas inexplotadas; alto índice de mortalidad infantil; estrangulamiento de sectores básicos de la economía, transporte y energía.

De sus mensajes ante la Legislatura provincial priorizamos sólo algunos aspectos, como ser la economía, la educación y políticas sociales.  

Consideraba al Agro pilar fundamental dentro de la estructura productiva y promovía: su mecanización, manejo del suelo, lucha contra las plagas, genética y selección; el apoyo e incentivo a la producción de los cultivos tradicionales, no solo dirigidos al mercado interno, sino también al internacional, así como la caña de azúcar y cultivos esenciales. Por ello otorgaba prioridad a la industrialización local de la producción agropecuaria, la instalación de plantas industrializadoras de leche y una red de frigoríficos. En cuanto al Sector Forestal señalaba la necesidad del incremento de la industria del terciado, una política de fomento forestal y la instalación de una fábrica de celulosa y papel que se sumaría a la existente en Puerto Piray (Celulosa Argentina). También se refería a la situación de la Tierra Pública; la minería, una política fiscal basada en “justicia fiscal” y una ley de fomento de radicación de industrias.

En el campo de la educación y partiendo de la convicción que el progreso y el proceso de desarrollo económico, no podía independizarse del encarado a obtener, vía la instrucción, la superación intelectual del pueblo, creó más escuelas primarias, destinó recursos al equipamiento, a la construcción y reparación de edificios escolares y casas para directores y maestros, en lugares apartados del interior provincial. En el área de Enseñanza Media, apuntó a la creación de escuelas normales y técnicas para la población rural; así como el Ciclo Superior del Magisterio y la Escuela de Comercio y la de Cerámica y Dibujo en Oberá; Centros de Capacitación Profesional en San Javier, Campo Grande, Iguazú, Concepción de la Sierra y Santa Ana.

En el orden de la Enseñanza Superior y Universitaria, su gobierno volcó el esfuerzo y apoyo a la Facultad de Ingeniería Química (UNNE) y creó el Instituto Superior del Profesorado de la Provincia, (1961) en virtud de la necesidad de profesores para asegurar el éxito de “nuestra enseñanza media.”

Se proponía erradicar los males de la enfermedad, indigencia y la ociosidad, para ello aspiraba a introducir modernas técnicas de planificación en Salud Pública, perfeccionar los servicios asistenciales sobre todo en el Interior, sumados al combate de la tuberculosis, enfermedades venéreas, parasitarias y otras de carácter crónico, además se implementaría un Seguro Social y ayudas destinadas a la atención de enfermos. En este sentido destacaba el rol de las “Visitadoras Sociales” y la creación del Hogar del Tránsito para atender a niños y ancianos desamparados y de un Instituto de Rehabilitación.

Volvimos al pasado para tratar de comprender los sueños de “un ciudadano de a pie”, ese fue “Chango”, familiero, sensible, rodeado siempre de amigos y correligionarios, quien puso sus conocimientos, esfuerzos y vocación de servicio para “…hacer de este magnífico pueblo de Misiones, un pueblo aún más feliz que, en la libertad y el trabajo, ocupará en la Nación… el señalado lugar que le corresponde en el concierto de las provincias argentinas”.

Por Susana Zouvi y Yolanda Urquiza, especial para MTH.